Remedios naturales #2 | Cómo aliviar las digestiones pesadas de un modo natural

Dime algo, ¿eres de los que sufre de digestiones pesadas y lentas? ¿te arrepientes de haber comido tanto y la pesadez no te deja continuar con la tarde? ¿Te encuentras llena de gases, y sueles tener diarreas o estreñimiento? ¿Sí? Y dime, ¿te gustaría comprender por qué te está pasando esto, y saber cómo mejorar tus digestiones de un modo natural? Pues continúa viendo el vídeo de hoy, porque esto te interesa.

En el artículo de hoy voy a enseñarte:

  • En qué consiste la digestión
  • Cómo funciona tu sistema digestivo
  • Los 5 elementos más influyentes que hacen que tu digestión sea más o menos pesada,
  • Los 5 Hábitos que harán que tus digestiones sean más agradables y fáciles.

Además, si te quedas hasta el final vas a descubrir los 10 alimentos y complementos aliados que harán tus digestiones mucho más fáciles, y volverán tu cuerpo más sano.

 

 

 

Hoy en día, son muchas las personas que sufren del estómago sin encontrar alivio. De hecho, en un 75% de los casos, cuando se realiza una endoscopia digestiva para comprobar el desencadenante, no se halla ningún indicio de enfermedad.

Por eso la mayoría de las digestiones difíciles son funcionales, es decir, no tienen una causa específica.

 

¿En qué consiste la digestión?

La digestión es una combinación de interacciones biológicas y reacciones químicas que tienen lugar a lo largo del tracto digestivo. Este se divide en dos mitades: 

  • Tracto gastrointestinal superior que consta de la boca, el esófago, el estómago y el duodeno. y
  • Tracto gastrointestinal inferior que comprende el intestino delgado e intestino grueso.

 

Además, el tracto gastrointestinal se encarga de la mayor parte del sistema inmunológico del cuerpo. Ayuda a protegerte de agentes extraños produciendo ácidos y almacenando bacterias beneficiosas que actúan como defensa. 

Bien, y ahora que ya sabes cómo funciona tu digestión, vamos a ver qué 5 elementos influyen en que tu digestión sea más o menos pesada.

 

5 Elementos que influyen en una digestión pesada.

Enzimas digestivas

Comencemos por ver cómo funciona tu aparato digestivo. La digestión comienza en tu boca. A medida que vas masticando la comida, vas generando saliva que envuelve los alimentos. Esta saliva está repleta de enzimas digestivas, que comienzan el proceso de la digestión.

Por eso, para tener una buena digestión, debes empezar con masticar el tiempo necesario los alimentos, para que puedas generar una buena cantidad de enzimas.

Verás, las enzimas son catalizadores biológicos. Aumentan la velocidad y la especificidad de las reacciones metabólicas desde la digestión de los alimentos hasta la síntesis de ADN.

Como vimos en uno de nuestros artículos, todas las reacciones químicas que se producen en tu cuerpo requieren de enzimas.

Las enzimas son imprescindibles para la asimilación y la metabolización de los nutrientes de los alimentos.

Por ejemplo, la digestión de los carbohidratos comienza en la boca y termina en el intestino delgado. Esto se debe a que en la saliva existe una enzima llamada alfa amilasa (α-amilasa), que se encarga de romper al almidón y otros polisacáridos ingeridos en la dieta.

La digestión de las proteínas se encuentra principalmente en el estómago, con la acción de la pepsina y continúa en el intestino delgado con enzimas pancreáticas.  

En el caso de las grasas la digestión ocurre en el intestino delgado. Y esto se produce gracias a la bilis secretada por el hígado, que favorece la emulsión de las grasas y a las lipasas de la secreción pancreática.

Probablemente piensas: «pero, ¿qué mas da?, ¿al final no se mezcla todo en el estómago?».

Pues… la verdad es que sí, todo se mezcla ahí, pero el estómago no es sólo un almacén de alimentos. Es tan sólo una de las piezas del sistema digestivo, y la comida debe llegar a él en un estado adecuado. 

Una causa común de la digestión lenta es que con la edad, disminuye la producción de enzimas activas, que ayudan a descomponer los alimentos en nutrientes absorbibles. 

 

La masticación

Hablemos ahora de otro elemento importante que sucede en nuestra boca cuando estamos comiendo, y que también es clave para que tengas una buena digestión: la masticación (2).

¿Sabes por qué a los bebés se les debe dar la comida en puré? Esto es porque ellos no tienen dientes para masticar y descomponer los alimentos en partículas pequeñas.

Pero ¿qué pasa si no mastico bien y trago la comida rápido? 

  • La comida llega al estómago sin apenas triturar y este tiene que invertir mucho esfuerzo en digerirla. Además, provocas un aumento en la secreción de insulina. La digestión es más lenta y pesada y te consume mucha energía, con lo que te sientes más cansada.
  • Tragas aire y esto provoca gases, eructos y dolor abdominal.
  • Consumes hasta 300 calorías más en cada comida. Lo ha demostrado un estudio publicado en la revista de la Asociación Americana de Dietética. Cuando comes rápido, la leptina, hormona de la saciedad, no tiene “tiempo” de enviar la señal de que “estás llena” al cerebro. Y cuando esta llega, ya es tarde porque has comido de más.
  • Te alimentas mal. Comer rápido es sinónimo de hacerlo con ansiedad. Esta actitud te empuja a optar por alimentos ricos en grasas y azúcares que, por supuesto, no aligeran tus digestiones.
  • Y aunque comas sano, si no masticas no se absorben bien los nutrientes.

Los nutricionistas siempre recomiendan comer despacio y masticar los alimentos por lo menos 20 o 30 veces. Esto evitará que sientas el típico nudo en el estómago después de comer.

 

Tipo de alimentos

Otra de las causas por las que tienes malas digestiones es por el tipo de alimentos que consumes y en qué momento del día lo haces.

La digestión lenta no saludable, es la que se produce por comer alimentos bajos en calidad nutritiva, sin masticarlos bien, y comiendo en exceso. Este tipo de digestión lenta causa daños en el estómago, genera fatiga general en el cuerpo y a largo plazo conduce a enfermedades.

Ten en cuenta que los alimentos frescos, como verduras o frutas, no tardan más de media hora en ser digerirlos. Sin embargo, cuando comemos lácteos, frutos secos, o carnes, podemos estar hablando de hasta 3 o 4 horas de digestión. Sin contar cuando comemos azúcares o alimentos procesados.

Las carnes grasas, los ahumados y mariscos, los condimentos, las bebidas carbonatadas, el alcohol, el azúcar… contribuyen en estos días a que tus digestiones sean más pesadas. 

A continuación te dejo por aquí una tabla de diferentes alimentos y del tiempo medio que se tardaría en digerirlos.

 

Evita las digestiones pesadas, eligiendo bien los alimentos que comes

 

Microbiota intestinal alterada

Una flora intestinal equilibrada es un conjunto de bacterias en su mayoría buenas y “casi” vegetarianas. Y esto favorece una buena digestión.

Pero si en tu caso, tienes una microbiota intestinal alterada, porque tus bacterias malas se han extendido más de la cuenta, lo debes estar notando en tu cuerpo y en tus digestiones, y debes actuar para normalizar la situación. Las señales que te envía tu cuerpo son variadas según el tipo de bacteria predominante. Unas provocan gases e hinchazón; algunas, migraña, mal aliento y heces malolientes; otras, digestión pesadas, eructos…

¿Qué puede alterar tu microbiota intestinal? Pues situaciones como la mala alimentación, El estrés, los antibióticos o la falta de ejercicio.

 

Comer a deshoras 

El catedrático de Neurociencia Carlos Acuña, de la Universidad de Santiago de Compostela, asegura que una alimentación desordenada, sin respetar ningún ritmo, favorece las malas digestiones.

El ritmo ideal de las comidas debería estar sincronizado con el ritmo circadiano. La explicación es sencilla: el ritmo circadiano (ciclo de 24 horas de luz-oscuridad) está regulado por una especie de gran reloj maestro alojado en el cerebro. Este sincroniza, aparte de los ciclos de sueño-vigilia y otros procesos, los momentos de las comidas y el almacenamiento o el gasto de energía coincidiendo con las horas de actividad o de descanso.

5 Buenos Hábitos para facilitar la digestión pesada

1. Habla menos y mastica más

No te digo que renuncies a una buena compañía y a una mejor conversación a la hora de comer, pero recuerda que los alimentos requieren una correcta masticación. Fíjate y observa si, cuando hablas, tienes tendencia a comer más deprisa o a no masticar como debieras e intenta corregirlo. Y recuerda masticar entre 20 y 30 veces cada bocado.

2. Consume los alimentos y bebidas templados

Las temperaturas extremas irritan la mucosa digestiva. Saca las bebidas de la nevera al menos media hora antes. Deja reposar las comidas calientes, las sopas o las infusiones el tiempo suficiente para que se templen.

3. Come en un ambiente tranquilo y respira correctamente

Si en el ambiente se respira tensión, pueden provocar que comas rápido, sin masticar; por no hablar de los nervios que pueden concentrarse en el estómago provocándote dolor. Procura evadirte durante el tiempo que le dedicas a la comida y no dejes que nada te afecte.

Por otro lado, cuando respiras bien el estómago recibe mayor cantidad de oxígeno, y eso le permite realizar mejor su función. La respiración ideal es la abdominal. Para practicarla inhala el aire por la nariz, imagina que tu estómago es un globo que se hincha y luego suelta el aire. Debes notar cómo se mueve tu abdomen.

4. Camina después de comer

Hacerlo tras el almuerzo, como mínimo durante 10 minutos, ayuda a tener una mejor digestión y a combatir eficazmente el estreñimiento.

5. Come a las horas adecuadas

  • El desayuno, entre las 6:00 y las 8:00: Tras el largo ayuno nocturno, la primera comida del día debería ser la más abundante de todas.
  • La comida, entre las 12:00 y las 14:00: Tiene que incluir menos calorías que el desayuno, aunque normalmente suele ser al revés.
  • La cena, antes de las 20:00: Ha de ser la más ligera y nunca pasadas las 20.00 horas.

 

10 alimentos y soluciones naturales para tener unas buenas digestiones

  • Agua, al levantarte y entre horas. Favoreces el vaciado intestinal y la eliminación de líquidos.
  • Toma cereales integrales. Comprobarás cómo mejora tu tránsito intestinal, y te sentirás más ligera.
  • Toma productos fermentados probióticos y prebióticos, y protege tu flora intestinal. Con sus organismos vivos contribuyen a normalizar algunas funciones del aparato digestivo. Nos referimos a los yogures que contienen lactobacilos o a los prebióticos como el bífidus o el L. casei, pero también al kéfir o al requesón.
  • Infusiones de Boldo, entre horas. Son estupendas para el buen funcionamiento del hígado y el páncreas. El boldo estimula la producción de bilis desde la vesícula, favoreciendo así la digestión, y tiene un efecto diurético.
  • Alcachofa: es un gran depurativo natural, y sus sustancias activas  protegen y favorecen la función del hígado, estimulando la función desintoxicante de este órgano. Por eso la alcachofa contrarresta las digestiones pesadas producidas por comidas con mucha grasa.
  • Canela: añádela a tus postres porque es la especia digestiva por excelencia. Sus aceites esenciales estimulan los jugos gástricos y la salivación, ahorrándole así trabajo al estómago. También combate las flatulencias y está demostrado que reduce el colesterol.
  • Comino e hinojo. Es el mejor cóctel para combatir los gases y la hinchazón abdominal. Facilita la evacuación y es un auténtico tónico estomacal que combina con todas las comidas.
  • Piña y papaya: ambas contienen enzimas muy beneficiosas. La piña es rica en bromelina, que actúa como sustitutivo de los jugos gástricos, mejora las digestiones y además destruye la cubierta que protege a los parásitos intestinales, que son expulsados del organismo. Por su parte, la papaya aporta papaína que deshace las proteínas y puede suplir, parcialmente, la falta de jugos digestivos. Se toma como postre pero también te ayuda a digerir una comida copiosa si la incluyes en la ensalada.
  • Los aceites esenciales terapéuticos de Menta, Semilla de Cilantro, Jengibre, Alcaravea, Cardamomo, Hinojo y Anís, son la mejor ayuda natural que puedes tener cuando comes algo que no te ha sentado bien, o simplemente quieres facilitar tus digestiones. Lo tienes todo junto y listo para tomar en esta mezcla patentada llamada DigestZen.
  • Ayudar a tu cuerpo aportándole suplementos naturales. En primer lugar, enzimas de calidad que le ayuden a descomponer los alimentos y absorber mejor los nutrientes. Yo te recomiendo ampliamente las enzimas digestivas de doTerra, ya que son 100% naturales, veganas y ecológicas, y también tienen calidad certificada. Y en segundo lugar, asegúrate de darle a tu cuerpo los probióticos y los prebióticos que necesita para, no sólo tener buenas digestiones, si no para que tengas una mejor salud. Yo te recomiendo PB Assist+, que es una fórmula patentada de fibra prebiótica y seis cepas de microorganismos probióticos en una cápsula vegetal de capa doble, que fomentan el crecimiento de bacterias amigables. Puedes preguntarnos cómo conseguir la mezcla de aceites y estos dos suplementos pulsando el link de la cajita de la descripción y te ayudaremos encantadas.

 

 

Y con esto ya habrías aprendido a aliviar tus digestiones, de un modo natural, potente y seguro.

Cuéntame qué te ha parecido en los comentarios aquí abajo, y si te apetece, dime qué temas te gustaría que tratara en los siguientes vídeos, o las dudas que puedas tener. Me encantará leerte y responderte personalmente.

 

Como te dije antes, si estás interesada en mejorar tus digestiones, o en cuidarte de un modo más natural, efectivo y ecológico, y quieres que te asesore personalmente, escríbeme un mensaje directo al whatsapp aquí 👉https://bit.ly/3lvK8qd y te asesoraré sin ningún compromiso, en función de lo que tú necesites. Estaré feliz de poderte ayudar 🙂

 

No te pierdas el siguiente video, que saldrá el viernes que viene, y en el que voy a tratar un tema del que poco se habla en estas fechas. Para entonces quedará tan sólo una semana para que sea nochebuena y navidad. En estos días sólo se habla de alegría, buenos deseos y felicidad, pero sin embargo, también es una fecha complicada para muchos, por la pérdida de un familiar, por la ausencia de los seres queridos, o simplemente, porque no te gustan estas fechas, y esto te puede generar tristeza y otros sentimientos negativos. Por eso, en estos días también me gustaría dar visibilidad a la salud mental, y hablar un poco para aquellas personas a quien les haga falta. En el vídeo de la semana que viene hablaré de cómo gestionar los sentimientos negativos que te pueden despertar las Fiestas Navideñas. Así que no pierdas más tiempo y ve a  suscribirte para no perdértelo.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del fichero: María Teresa Hernández Martín (fundadora de Renuevathe)Finalidad; moderar comentarios.La Legitimación; es gracias a tu consentimiento.Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de Raiola Networks.Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a [email protected] o ante la Autoridad de ControlEncontrarás más información en Políticas de Privacidad (*)

Espera...

¿Todavía deseas conseguir Resultados de verdad?

Obtén GRATIS tu Guía Específica de Cuidado Personal, y logra saber el origen del problema y cómo solucionar lo que te preocupa.